Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
Medidas de seguridad a tener en cuenta al incluir barandales en su proyecto

Terrazas, balcones, áticos y azoteas son espacios cada día más integrados en la arquitectura cotidiana, sobre todo en las grandes urbes, pues amplían los ámbitos de ocio y convivencia de los usuarios convirtiéndose en áreas con personalidad propia que nos permiten disfrutar del buen clima y la vista a nuestro alcance. En todos estos casos la barandilla cumple un notable rol preventivo, razón por la cual se la conoce también como guardacuerpo o como barandal de seguridad pasiva, puesto que tiene como fin el de proteger a las personas de una caída al vacío.

Para gozar de estos espacios con plenitud y confianza es fundamental atender una serie de recomendaciones de seguridad que deberán cumplir estos barandales, especialmente si en el hogar hay niños.

  • Los elementos que componen la barandilla deben ser materiales rígidos y fuertes, para que su función preventiva pueda llevarse a cabo satisfactoriamente.
  • Las barandas o barandillas en los balcones y espacios expuestos a riesgos de caída deben de tener una altura mínima de seguridad que no debe ser en ningún caso menor a 100 cm para alturas de caída inferiores a 25 metros y de 110 cms para alturas de caída superiores.
  • La aplicación de vidrio o cristal en barandales nunca es recomendable debido a los posibles riesgos de rotura y los efectos que ello puede ocasionar al usuario o terceros que puedan verse afectados por el desplome de fragmentos vidrio. En cualquier caso, si se decide por estas aplicaciones el vidrio deberá ser laminado de seguridad y de tener un grueso mínimo de 1 cm.
  • En el caso de barandales cuyos diseños incorporen barrotillos verticales, La distancia de separación de estos no debe superar los 12 cm para evitar que los niños introduzcan el cuerpo entre ellos. Los diseños con barrotillos o perfiles horizontales nunca deben ser considerados como una opción ya que pueden convertirse en una escala natural para los menores que pueda poner en riesgo sus vidas. La distancia máxima del nivel de piso al primer elemento de seguridad no deberá de ser superior a 15 cms para evitar que objetos o menores puedan deslizarse por debajo del barandal.
  • Los barandales deben estar anclados a la cimbra de forma segura considerando la tipología de ésta en cada caso. Las bases y accesorios de anclaje deben ser insertados al hormigón del forjado a una distancia máxima de 2 metros, con una profundidad de 13 cm. Siempre debemos de utilizar los accesorios originales propios del diseño, avalados por el fabricante del sistema evitando en todo momento aplicar soluciones improvisadas no verificadas en su desempeño. Siempre que sea posible se buscará fijar el barandal en todo el perímetro compartido con la obra.
  • Es recomendable realizar revisiones periódicas para garantizar que los anclajes no han sufrido pérdidas en su desempeño, ya sean por su uso natural o por el efecto del viento en zonas de huracanes o por movimientos sísmicos.

Según un informe de la Unión Europea, la mayoría de las lesiones y muertes de menores de cuatro años corresponden a accidentes en el hogar; las caídas de balcones y terrazas son una de las principales causas, junto con las quemaduras, las intoxicaciones, la asfixia y el ahogamiento.

Colaboración AMEVEC

Fecha de publicación: 30/08/2019

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter