Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Procesos y Tecnología ]
 
Acabados maderas sublimados para perfiles arquitectónicos de aluminio

En el proceso de sublimación o termo-impresión que permite dar un acabado “efecto madera” a los perfiles arquitectónicos de aluminio se utilizan tintas especiales que al calentarse se adhieren al perfil y simulan las vetas de la madera imitando el acabado natural al grado de confundir al consumidor. Este proceso de acabado facilita la limpieza y cuidado de los perfiles sin afectar sus propiedades mecánicas a la vez que da un toque distintivo, cálido y elegante a los productos fabricados con esta tecnología.

Gracias a este proceso se puede conseguir cualquier acabado madera a los perfiles con todas las ventajas de durabilidad y bajo mantenimiento que ofrece el aluminio y la protección agregada del lacado. Pero, eso sí, sin los inconvenientes que tiene la madera.

La sublimación es un proceso químico-físico a través del cual una sustancia pasa del estado sólido al estado gaseoso, sin pasar por el estado líquido. El termino específico para cuando hablamos de pinturas es sublicromia.

Fases del proceso de sublimación de perfiles:

1. Lacado de perfiles
Para conseguir el efecto madera por sublimación, los perfiles son sometidos a un pretratamiento de superficie con baños químicos para garantizar la adherencia de la pintura en polvo, misma que, deberá contar con una base de poliuretano. Posteriormente se procederá a lacar los perfiles con un color que sirva de fondo de tono de acabado imitación madera elegido.

2. Embolsado de perfiles
Como preparación al siguiente proceso, los perfiles se envuelven en un film o folio a modo de bolsa plástica que previamente fue pintado con tintas sublimáticas conforme a un patrón de vetas características del acabado madera elegido. La selección del diseño de la veta se realiza dentro de un catálogo amplio de posibles patrones desarrollados para atender la creciente demanda de acabados. Finalmente se protegen los extremos de los perfiles con cinta sellándose herméticamente para generar una cámara de aire.

3. Cámara de vacío
En este proceso se ajusta la bolsa a la geometría del perfil y se aspira el aire al interior de la bolsa para generar vacío. En este procedimiento el folio se adhiere y conforma al diseño del perfil. La extracción del aire se realiza mediante unas boquillas situadas a los extremos de la bolsa.

4. Proceso de sublimación
Para dar inicio a la etapa de sublimación se introducen los perfiles en un horno que se encuentra a una temperatura de entre 190 y 220ºC. El proceso de transferencia de calor, también denominado termo-impresión o heat transfer, actúa como catalizador del efecto de sublimación, pasando la tinta de la bolsa de estado sólido a estado gaseoso. Con el enfriamiento posterior del perfil, la coloración y el patrón de las vetas se transfiere a la capa sintética del lacado base que cubre el perfil, adhiriéndose para solidificarse nuevamente.

5. Retirada del folio
Se insufla aire frio a las bolsas para que se pueda retirar el folio libre de tinta del perfil.

Arquitectos y Desarrolladores se sorprenden cuando ven los acabados finales resultado del proceso de sublimado. El Arquitecto gana libertad para planificar y enriquecer sus proyectos con un producto sustentable y duradero.

Existe una creciente tendencia para la aplicación de perfiles arquitectónicos sublimados en acabados madera gracias a los continuos avances tecnológicos en cuanto a colores, impresión y texturas. Estos avances vienen apoyados por un equipo de profesionales que analizan las tendencias en colores y patrones al servicio de nuevas corrientes arquitectónicas.

Colaboración Simpleyfácil

Fecha de publicación: 29/06/2018

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter