Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Sustentabilidad ]
 
El factor solar y el vidrio

Factores como el cambio climático, el ahorro de energía e incluso la globalización de los mercados, nos exigen día con día fabricar, producir y adquirir productos más eficientes con el objetivo de ahorrar recursos.

En el caso del confort de las habitaciones, uno de los elementos más importantes, y por lo tanto más estudiados, consiste en la temperatura interior. Poco a poco van quedando atrás los tiempos en los que para refrescar una habitación simplemente prendíamos un ventilador o un aire acondicionado sin importar si duraba encendido cinco, seis o diez horas; Los recibos de la electricidad nos hacen pensar cada vez más en utilizar materiales para la construcción que nos permitan eficientar el confort, sin la necesidad de invertir en equipos de climatización, en pos del ahorro.

Uno de los elementos fundamentales del desempeño térmico de un edificio, siempre respetando los materiales de muros y techos, consiste en el vidrio. La razón de lo anterior radica en que los huecos para la iluminación, y sus rellenos a base de ventanas, constituyen el elemento más débil respecto a la resistencia a la intemperie, si lo comparamos nuevamente contra el muro o el techo, y además, el elemento más importante en esta tarea, por la cantidad de superficie que ocupa en la ventana, es el vidrio. Debido a lo anterior, las empresas productoras de ventanas y sobretodo de vidrio, se han dado a la tarea de investigar, probar y mejorar la calidad de sus productos hasta llegar a elementos que contribuyan al confort de la habitación.

Hablando técnicamente, el primer elemento que se debe de atender para buscar cierto grado de confort, es el FACTOR SOLAR. También conocido en algunas latitudes como factor g, el factor solar mide el porcentaje de calor que pasa a través del vidrio, entre menor sea el factor solar, menos calor está entrando a la habitación.

El calor exterior puede entrar en el edificio, mediante la radiación (acción directa del sol) o mediante la temperatura reflejada, variable principalmente debido a los materiales y colores del edificio.

Cuando nuestro edificio está ubicado en zonas de climas predominantemente fríos, nuestras ventanas deberán buscar que entre mayor cantidad de luz y calor, para poder aprovechar la energía natural, en tal caso, el factor solar que buscamos en el cristal debe ser mayor.

En climas donde la temperatura es alta, requerimos vidrio con menor factor solar, para que nos apoye contra la radiación del sol.

Hoy en día, podemos encontrar en el mercado vidrios de control solar, o de alto desempeño térmico. Ya sea a base de espesores superiores, dobles acristalamientos, cámaras intermedias a base de algún gas noble, películas intermedias o sobrecolocadas e incluso triples acristalamientos, el vidrio actual cuenta con tecnologías especializadas en el control solar que elevan la calidad de la ventana y por ende el nivel de confort de la habitación.

 

ALGUNOS TIPOS DE VIDRIO DE CONTROL SOLAR

Los llamados vidrios de control solar basan su funcionamiento en las partículas interiores del vidrio cuya función consiste en repeler la energía solar, sin sacrificar la iluminación a base de luz natural.

Existen algunas tecnologías compuestas a base de dos piezas de vidrio, divididas por una película transparente que potencializa las capacidades del cristal como tal.

Las ventanas de doble acristalamiento, están compuestas por dos o más hojas de vidrio separadas por una cámara sellada de aire deshidratado e incluso gas. Este tipo de productos logra una muy baja conductividad térmica y bajo coeficiente de absorción de la radiación, lo cual hace que sean muy resistentes al paso del calor.

 

CÓMO CONOCER EL DESEMPEÑO DEL VIDRIO 

Toda la información anterior es muy útil tanto para el productor como para el consumidor, pues refleja un elemento diferenciador en el tema de la calidad, sin embargo, no es necesario ser un técnico especializado o experto en la materia para poder diferenciar dos tipos de ventanas y compararlas respecto de su desempeño y calidad térmica.

La AMEVEC, ha desarrollado el sistema de evaluación de las prestaciones térmicas, conocido como CAPRET®, que consiste en un sistema de evaluación, certificación e identificación de las capacidades térmicas de las ventanas, permitiéndole, en primera instancia, a los productores diferenciarse de sus competidores, respaldando la calidad de sus productos y potencializando sus esfuerzos en investigación y pruebas. En segunda instancia, el CAPRET® le permite al consumidor final, facilitar la toma de decisiones respecto de la adquisición de un producto, puesto que le apoya en la comparación entre dos ventanas y le da la certeza de la calidad, respaldada por la AMEVEC.

El CAPRET® valida los datos correspondientes al factor solar del acristalamiento, además de elementos como la transmitancia del marco y los coeficientes de ganancia de calor solar, en caso de contar con elementos como películas solares.

Es sencillo de identificar y de evaluar, puesto que se expone en una etiqueta que, si bien incluye todos los datos importantes del desempeño térmico de la ventana, resume estas cifras en la clasificación visual a través de colores y letras de la A a la E.

Un elemento muy importante, consiste en que el CAPRET® cuenta con un seguimiento, respaldo e investigación que imposibilita a productos ostentar cualidades que no poseen, dando la confianza al consumidor de adquirir un producto de alta calidad y al productor de que su producto tiene la efectividad que busca ofrecer a sus clientes.

Colaboración AMEVEC

Fecha de publicación: 31/01/2018

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter