Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Actualidad Amevec ]
 
Asociaciones sociales, conciencias colectivas

Vivimos en una era digital donde los individuos sustituyen las relaciones personales por otras virtuales que agraden constantemente la convivencia social aislándonos de nuestro entorno. Esta conducta ha debilitado nuestra capacidad de reaccionar de forma organizada a las constantes agresiones que afectan nuestros intereses e impedido canalizar las voluntades afines de los individuos, al afectar gravemente la conectividad social física que da origen a la percepción de nuestra realidad colectiva. Es esta una condición alimentada desde el poder mediático; político y económico que busca consumir nuestras capacidades para enfrentar de forma coordinada, efectiva y afectiva, los abusos y arbitrariedades de las que somos objeto en diferentes ámbitos de nuestra vida.

Esta conducta destructiva que nace desde la pérdida de comunicación dentro del mismo núcleo familiar y afectivo, nos ha convertido en una sociedad apática e inmovilista que carece de conciencia colectiva y empatía para reconocer el interés común, requiere ahora más que nunca, de referentes y liderazgos que nos conecten socialmente. Una ardua labor si tenemos en cuenta la facilidad que tenemos para desacreditar categóricamente a aquellas personas que sí quieran hacer algo para cambiar esta situación ("para qué"), o para desmoralizarlos y minar su voluntad ("no puedes hacer nada").

Lo cierto es que, ante la falta de reconocimiento del valor empírico de las diferentes plataformas sociales en la formación de los principios y conciencias colectivas, los individuos hemos perdido la habilidad para comunicarnos y debatir ideas entorno a temas de interés común. Como resultado ha crecido nuestra frustración ante la incapacidad de promover cambios en nuestro entorno de forma efectiva, lo cual manifestamos aislándonos más si cabe. Esta circunstancia ha sido aprovechada por estos mismos poderes para afianzarse a costa de la descomposición social que nos condena al silencio y al ostracismo.

En este entorno degenerativo social, la necesidad de corregir esta conducta destructiva nos alienta nuevamente a explorar los beneficios y oportunidades que ofrece el asociacionismo para reactivar la conectividad social como único instrumento a nuestro alcance para equilibrar y defender la diversidad de nuestros intereses en cualquier foro, desde el espíritu poderoso que otorga la sensación de pertenencia. Para ello, no habremos de confundir los objetivos de una asociación con las motivaciones personales y deberemos de privillejar las acciones que buscan modificar los espacios de confluencia para brindar más y mejores oportunidades para toda nuestra comunidad. Sera fundamental alentar la participación con el ejemplo y apoyar el compromiso y liderazgo sin coaccionar el acceso más allá de las capacidades de los individuos. Buscar la inclusión e incentivar la preocupación sincera por el bienestar de todos como dogma de vida.

Desde AMEVEC seguiremos haciendo nuestro mejor esfuerzo para ser parte del crecimiento personal de todos nuestros asociados e incentivar su participación en la responsabilidad social que nos corresponde de formar líderes que garanticen nuestra visibilidad y representatividad para defender los intereses de nuestro sector en todos los frentes desde el activismo social que nos corresponde.

Jose Manuel Barceló
Presidente de AMEVEC

Colaboración: AMEVEC

Fecha de publicación: 30/01/2020

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter