Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Sustentabilidad ]
 
Isla de calor urbano

El efecto "isla de calor urbano" (UHI en sus siglas inglesas), se produce por el calentamiento que provocan las calefacciones, los motores de vehículos, aparatos de aire acondicionado y otros tipos de fuentes de calor que se dan en nuestras ciudades. Los edificios actúan como acumuladores térmicos al igual que el asfalto que recubre nuestras calles y avenidas agraviado por la insuficiente planificación de zonas verdes dentro del entorno urbano.

Durante la noche estas estructuras desprenden calor, generando movimiento de vientos locales desde el interior hacia el exterior, lo que origina un aumento de la temperatura que se ve intensificado por la falta de espacios verdes, la acumulación de gases y los materiales con los se construyen las edificaciones.

Los detractores del calentamiento global desprecian su influencia en las mediciones de temperatura superficial realizadas por estaciones meteorológicas, a pesar de los numerosos estudios que demuestran su existencia real. Pero este efecto es imposible de ocultar, ya que todo el que tenga un termómetro en su coche lo nota al entrar en una ciudad. Hoy se cuenta con estudios que demuestran que las ciudades con niveles de vida más altos presentan también niveles más elevados de calentamiento que las de países o regiones más pobres.

Nuevas fuentes de información confirman de la variabilidad entre ciudades que influyen en este efecto: por un lado, las ciudades con entornos boscosos presentan un mayor efecto UHI que las situadas en áreas desérticas. Por otro lado, se ha descubierto también que las ciudades más compactas presentan más calentamiento que las que tienen su población dispersa por áreas extensas. También se ha comprobado que el efecto UHI es más intenso en verano que en invierno, especialmente por la noche.

Es fundamental que los diseños arquitectónicos contemplen la incorporación de construcciones de diversa índole con espacios verdes donde se incluyan especies nativas de acuerdo a la localización geográfica y que propicien la conservación de los niveles de humedad en las grandes urbes. También es imperativa la aplicación de un tipo de construcción con materiales que disminuyan la radiación y que el diseño favorezca la ventilación de los espacios interiores, el uso de sistemas de transportes masivos con energías limpias y el fomento de la creación de espacios naturales en las ciudades.

Colaboración AMEVEC

Fecha de publicación: 1/12/2014

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter