Revista publicada por la Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C.
[  Asociados Amevec ]
 
Divimex es cristal, 50 años tranformando tus ideas en vidrio

Con un origen incierto, buscando mantener a una familia de 10 hijos, mi abuelo Luis inició un negocio de espejos y marcos en el año 1927.  A consecuencia de las guerras de la época le quemaron lo que había iniciado.  Habiéndolo perdido todo, empezó de nuevo con un pequeño negocio: Espejos franceses.

Fue ahí, donde sin saberlo, se forjó nuestro destino como familia de vidrieros. Mi padre , Manuel Sánchez Cabañas, siendo un niño, se inició en la colocación de vidrio ayudando a mi abuelo con la instalación del mastique en vecindades del centro de la ciudad. Años más tarde, mi padre y su hermano crearon la Vidrieria Ovideo en San Cosme.  Fueron años buenos, llenos de fútbol que fue la gran pasión de ambos, y que los llevó a fundar el Club de Fútbol Oviedo que se mantenía a costa de la vidriería.   

Alrededor del año 1958, mi padre se separó de su hermano y se quedó con una pequeña sucursal de la vidriería Oviedo en Tlalnepantla y se dedicó por completo al trabajo. La vidriería creció con orden, disciplina y mucho trabajo. Se logró hacer de un buen nombre y para 1968 pudo abrir otra vidriería en la Glorieta Tacuba, la cual estaba en la terminal de camiones de Tacuba, que entregaba vidrios principalmente al menudeo en la terminal.

Para el año 1970, debido a la construcción de nuevas vialidades, el gobierno le expropió la vidriería, fue un duro golpe para él y para su economía .  Decidió cambiarse de lugar pero despues de pocos años también tuvo que quitarse debido a la construcción de un puente peatonal.   Parecía y así lo sentía mi padre, que el gobierno no le dejaba trabajar.  Luego entonces el negocio se reubicó en la calle de Golfo Aden y posteriormente se vendió. Durante estos años, el trabajo y el esfuerzo por hacer bien las cosas se complicaban por las constantes devaluaciones y la inestabilidad económica que vivía el país.

En 1982 surgió otra oportunidad a raíz de otro conocido que se quería retirar del negocio. Se trataba de una distribución de vidrio.  A mi padre le pareció una muy buena oportunidad y así surgió la posibilidad de comprar lo que en aquel entonces era Gomez Lavin y Gomez Gomez  Sucesores S.A. de C.V. ; fundada en el año de 1967. Con la compra, el nombre pasó a ser el de Distribuidor Vidriero de Mexico, de donde surge el nombre de DIVIMEX.

Desde su adquisición, Divimex ha vivido grandes dificultades, también grandes éxitos.

En el año 1982, Divimex contaba con una computadora Macintosh con la que se podían cotizar ventanas, pero por la falta de experiencia se dejó de usar. Lo moderno y lo antiguo se empezaban a encontrar.  

De 1986 a 1988 fueron años especialmente difíciles, había que inyectar permanentemente dinero a la empresa para que se mantuviera.  Fue en 1987 precisamente, cuando mi padre nos invitó a los hijos a entrar al negocio o deshacerse de él por los problemas que vivía. Se debía dinero a bancos, a proveedores, se debían impuestos y vidrio a clientes. La situación era peor que si fuera un negocio nuevo. Sin embargo el trabajo ordenado fue dando resultados.

En 1989 ya soñábamos con una cortadora automática y con proveedores de vidrio templado fuera de México ya que los únicos nacionales hacían imposible cumplir con tiempos de entrega razonables  (45 días hábiles en aquel entonces).

Fue así como buscando proveedores, encontramos un horno de templado en venta en Chicago de una empresa quebrada; con muchos esfuerzos y el apoyo de la familia se logró juntar el dinero y así adquirimos nuestro primer horno de templado, “el horno chico”, en 1990, lo cual nos colocó en un mercado nuevo. Había mucho que aprender.

Desde ese momento se empezó a conformar en Divimex un gran equipo de personas que con su esfuerzo, dedicación, integridad y honestidad han hecho que este proyecto se haga realidad. En la parte de producción, nos fuimos diversificando con la serigrafía, las nuevas técnicas de pulido, de desfilado y de corte, se formó un equipo de mantenimiento que tenía que resolver todo para esta nueva maquinaria.

En las áreas de Administración, de Contabilidad los procesos fueron regulandose y en Ventas se formaron ingenieros y arquitectos con conocimientos que no se tenían en Mexico y que se han transmitido a todo el mercado. Así se logro fijar nuevos estándares de calidad en el país. 

Hoy Divimex y sus empleados son una referencia de calidad en México.

En 1995 se adquirió nuestro segundo horno de templado, el más grande en México durante 3 años, logrando piezas de 4.70mts x 2.44mts .  Un gran logro para ese momento. En el año 2003  se adquirió el horno de templado curvo,  para la fabricación de piezas curvas para el área industrial. En 2006 se adquirió el horno para la fabricación de vidrio templado plano  y templado curvo para la construcción. 

En 2008 se consiguió, por un pago de deuda, adquirir la línea de insulado para el doble acristalamiento y con ello desarrollamos la marca DUOTHERM, una excelente linea de ensamble de vidrio, con sello de alta calidad, también se compró una autoclave con posibilidades de fabricación de hasta 6000mm x 2500mm para nuestra linea de vidrio laminado DUOLAM, surtiendo así productos para la construcción de edificios con altos requerimientos de vidrio de seguridad.

Adicionalmente durante todos estos años se han adquirido líneas de pulido, barrenado, así como procesadoras completas de vidrio como la línea de corte de agua, la máquina para pulido rápido del vidrio automotriz  o las mesas de corte que se han renovado  para mantenernos altamente funcionales.

Además de todo este equipo  hemos instalado grúas viajeras para facilitar los movimientos de carga y hemos contado con equipo y personal de transporte adecuado para funcionar y entregar pedidos en todo el país. En conjunto hemos desarrollado los mejores procedimientos de trabajo. 

Ahora, en 2017, cumpliendo nuestros primeros 50 años, nos enorgullece ver el equipo de extraordinarios colaboradores que resuelve día a día los requerimientos del mercado,  logrando fabricar hasta 700 toneladas de vidrio procesado al mes, transportarlo y entregarlo con la mayor calidad del mercado.

En este año de aniversario, estamos consolidando la planta en una sola ubicación de más de 7000 m2  formado por 3 naves  en las que  haremos todos los procesos de forma más eficiente y reduciremos al mínimo los costos de fabricación.

Por todo esto y más, es un honor ser parte de este equipo y estos 50 años son motivo de alegría y orgullo. Agradecemos a todos nuestros clientes y amigos por la confianza depositada a lo largo de todo este tiempo y permitirnos colaborar juntos y hacer realidad sus proyectos.

Confiamos en que el futuro nos traera mas desafios, mejora y crecimiento.
Gracias, hoy, por ser parte de la historia de DIVIMEX.

Fecha de publicación: 28/11/2017

C O L A B O R A C I O N
P U B L I C I D A D
 
     
  © Asociación Mexicana de Ventanas y Cerramientos, A.C. | contacto@amevec.mx Síguenos en: Follow Amevec on Twitter